dotb.eus | Al habla con la lider de las Basque Ultra Trail Series, Silvia Trigueros

Columna de opinión de Juan Sampedro
Silvia Trigueros en el centro de la imagen

DOT KIROLAK.- Las tecnologías de la comunicación son muchas veces odiosas, por la fuerte adicción a que llegan a someternos. Pero, al mismo tiempo, tienen la maravillosa cualidad de que puedas conocer en tiempo real lo que sucede a miles de kilómetros de donde estés. Eso me ocurría a mí, camino del campeonato de Cross en Oropesa, respecto a una carrera de Trail que se estaba celebrado en Euskal Herría y que iba a tener como protagonista una de las atletas que nos había permitido ganarnos el derecho a este viaje. Una atleta polifacética y bastante cabezota.
Hablamos con Silvia esta mañana del lunes. Iba camino de la consulta del fisioterapeuta. Aún no han pasado cuarenta y ocho horas de su victoria en la primera carrera de las Basque Ultra Trail Series, desde Bilbao a Gasteiz.
Silvia Trigueros partía de Bilbao a las 24:00 del viernes 24 junto a 158 personas más en dirección al Pagasarri, camino de Gasteiz.Por esa cima , a catorce kilómetros de la salida, Silvia pasaba en una hora y cuarto. Estaba en el puesto 43º de la general y llevaba medio minuto de ventaja a quien había de ser su principal rival en las siguientes diez y seis horas. Esa diferencia se incrementaba en un minuto más al paso por Ganekogorta y llegaba a diez y medio en Austigane. Nerea Martínes, una digna contrincante el sábado y siempre, reducía su desventaja a tan solo tres minutos al paso por Gorbeia. Le preguntamos a Silvia si empezaba a ver peligrar su primera posición.

“No. Yo no iba pendiente de Nerea ni de ninguna otra rival. Lógicamente, me iban llegando referencias, pero mi preocupación fundamental era si iba a poder terminar. Mi principal rival era yo misma. Consciente de la falta de tiradas largas por el parón debido a las molestias que tuve a la vuelta de la carrera de Hong Kong”
Por Langraiz las dos primeras mujeres pasan con algo más de media hora de separación. La de Abadiño sigue llevando la iniciativa. Para entonces cuarenta personas, la cuarta parte de quienes salieron de Bilbao, se han visto obligadas al abandono. Son las dos de la tarde, lo cual significa que llevan catorce horas de esfuerzo continuado. Gasteiz está ahí, cerquita. Pero todo pesa en contra de los competidores. La mochila con lo necesario para rehidratarse, las barras para no quedarse sin combustible. Pesa el sueño. Pesan los kilómetros.
A las cinco y diez y ocho de la tarde del sábado. Silvia Trigueros cruza la meta vitoriana. Es la 32ª en el cómputo total y la primera mujer. Allí, entre el público, están los suyos para recibirla. Es ganadora de la primera etapa de este reto. ¿Lo va a completar?

“No sé si haré todo el circuito. La última etapa, la más dura y larga, entre Donostia y Bilbao del seis de Octubre, sí. Porque es obligatoria para la clasificación final.
De momento toca recuperarse e ir a por la segunda. Gasteiz-Iruña, el cinco de Mayo. Luego ya veremos. No creo que haga la etapa entre Iruña y Donostia, en el mes de Agosto. Ese es mi mes de vacaciones, para estar con la familia. “
Silvia Trigueros, de Abadiño y con licencia por Durango Kirol Taldea es la líder de las Basque Ultra Trail Series, BUTS. Pero ¿de qué estamos hablando?
Esta iniciativa trata de honrar la hazaña del montañero tolosarra Seve Peña que, entre el 25 y el 28 de mayo de 1953, hizo los 400 kilómetros que componen el rombo Bilbao-Gasteiz-Iruña-Donostia, en una marcha sin paradas. Bueno, hizo pequeñas paradas, como se verá, para el descanso del cuerpo… y del espíritu.
Se le denominó la Marcha de las Cuatro Catedrales ya que Peña, un hombre muy religioso, escuchaba misa en la catedral de cada una de las ciudades antes de seguir su camino.
El de Tolosa tenía entonces 45 años y era una persona que lo hacía todo a conciencia. Tuvo en cuenta los lugares de paso y de descanso, las fases de la luna, quienes y en que tramos podrían acompañarle, la alimentación y la logística y, ¿cómo no? los horarios de apertura de las catedrales.
Y desde la bilbaína del Señor Santiago, partiría a las cero horas del 25 de Mayo de 1953. Eran los días en los que Edmund Hillary y el sherpa Tenzing conseguían ascender al Everest. Y un año antes de que Roger Bannister parase el crono en menos de cuatro minutos para correr una milla.
Nuestros Everest e IffleyRoad eran otros. Era la época gris de la posguerra y Shebe Peña nos alegraba con esa hazaña que ha se ha hecho legendaria con el paso de los años. El de Tolosa recogió todos los datos en un librito que se vendió a diez pesetas, Los beneficios, cinco mil pesetas, se dieron íntegramente a la Casa de Beneficencia de Tolosa.
Severiano Peña Albizu se nos fue con el s. XX. El 16 de Octubre de 1999. Tenía 92 años bien llevados. De joven practicó el Atletismo. Ni la lluvia ni la nieve le impedían faltar a los entrenamientos. Más tarde como montañero, acumuló cimas de los cinco continentes. Pero la cigra talismás había de ser el cuatro. Fue aquella marcha de las cuatro catedrales lo que le hizo entrar en la leyenda.
Esa leyenda que continúa muy presente en el imaginario vasco. Silvia Trigueros y otro centenar de valientes de las BUTS tratan de mantenerla viva.

DOTB

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies