dotb.eus | El tejado, la iluminación y la madera, próximas obras en el pórtico​ de Santa María

DURANGO.- El año pasado, en verano, el Ayuntamiento de Durango consideró oportuno arreglar el suelo del pórtico de Santa María. Para ello se acondicionaron cerca de 452 metros cuadrados con un presupuesto aproximado de 40.000 euros. Sin embargo, tan pronto como se conoció la noticia, hubo técnicos especialistas en madera que se mostraron asombrados ante la decisión adoptada por el Ayuntamiento, “puesto que la situación de la estructura de madera está mucho peor que el suelo y sería prioritario hacer algo”, señalaron. Incluso acudieron a la oficina técnica de la administración local para que se ejecutarán las obras lo antes posible. Ahora, según ha podido conocer DOTB.INFO, se van a destinar en torno a 100.000 euros para “rehabilitar el pórtico de Santa María, madera, iluminación y retejado”.

“Todavía no hay confirmación de cuándo pueden empezar las obras, pero se espera que sea dentro de este año”, señalaron fuentes municipales.

SU HISTORIA Tras comparar con otros pórticos del mundo, los arqueólogos han llegado a la conclusión de que el pórtico de Santa María es el más grande del mundo.

Antiguo cementerio de la Villa y hoy espacio público que ha perdido la función de mercado que tuvo en otros tiempos, se realizó bajo trazas de los maestros Baraincua y Gabiria y cuenta con una magnífica obra de carpintería que cubre el espacio con madera y sin columnas, apoyada en enormes vigas curvas y llevada a cabo con viejas técnicas de construcción naval. Data del siglo XVIII y está documentado que en 1775 ya contaba con el empedrado.Cabe recordar que el pórtico fue cementerio hasta finales del siglo XVIII, coincidiendo con una Real Cédula dictada por Carlos Ill una vez fueron constatados los efectos de las epidemias acaecidas en varias localidades como en Pasajes, se trata de un documento que cambiaría el lugar de enterramiento de los difuntos, también en Durango. Hasta entonces dichos enterramientos se realizaban en el interior y en los atrios de las Iglesias parroquiales, situadas dentro del núcleo urbano. La falta de higiene y salubridad características de dichos enterramientos, provocaban la aparición de enfermedades que se propagaban rápidamente entre la población, debido a la cercanía de las viviendas con las Iglesias como pone de manifiesto la gran cantidad de epidemias que mermaron la población durante ese siglo y anteriores, y éste precisamente fue el motivo por el que el pórtico dejó de ser cementerio.

El pórtico se vuelve a abrir en 1820, convirtiéndose en un sitio más de esparcimiento para el pueblo. Un cambio que trajo muchos enfrentamientos, dado que la población lo contemplaba como un sitio sagrado. Sin embargo, el pórtico de Santa María, catalogado como monumento artístico en la actualidad, vivió momentos más drásticos ya que estuvo en peligro de desaparecer en el año 1881. Siguiendo la moda de alineación de calles de finales del siglo XIX, el arquitecto Kasto Zabala utilizó la siguiente argumentación con el fin de demolerlo: “El calificativo de monumento en el orden artístico es impropio, pues tanto el estilo como la construcción no representan ni a la belleza ni a la solidez necesaria a esta clase de recintos”. No obstante, las firmas recogidas por los y las durangarras echaron al traste la intención del citado arquitecto.

Años más tarde, en el bombardeo que sufrió Durango el 31 de marzo de 1937, día de mercado, el pórtico quedó arrasado y después de la guerra civil se inició un nuevo proceso de recuperación.

Según los documentos del archivo histórico de la administración durangarra, fue entonces, en 1938, cuando se dibujó en este suelo de pórtico, un laberinto. Unos trabajos realizados por quien fuera perito de la administración local, Francisco Eguía. Al parecer era un espacio construido para que pudieran redimirse de sus pecados aquellos durangueses que no podían participar en las peregrinaciones. Antiguamente la gente acudía a tierra santa, Santiago de Compostela o Roma, para librarse de sus pecados, pero aquellos que no podían hacerlo se dirigían a los pórticos de las catedrales donde existían estos laberintos. Al parecer el perdón se obtenía con la realización completa del recorrido. De esta forma, disponía de un camino simbólico para expresar su arrepentimiento y hacer penitencia cerca de su casa.

dotb Durangaldeko Telebista

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies