dotb.eus | VÍDEOS DEL PROGRAMA “Nuestro hijo Alesander nos ha enviado a Isaac”

Ricardo Petralanda y Kontxi González explican el proceso de Isaac, tras llegar de Togo sin esfinter anal

ONDOAN DOT.- En pocas semanas se van a cumplir dos años del trágico accidente que le costó la vida a Alesander Petralanda, vecino de Durango de 29 años. “Un chico muy dinámico, muy movido y que dejó un gran vacío entre sus allegados, pero sobre todo entre su familia”, recuerdan. Ales, como le llamaban sus amigos y padres, dejó un hueco en las vidas de su hermano, pero sobre todo de sus padres, Ricardo Petralanda y Kontxi González. Unas vidas truncadas por culpa de un fatal accidente en las planchas de Berriz, en la Bi-633. Han pasado dos años desde que les cambiara la vida a Ricardo y Kontxi, dos años muy largos en los que “tienes que volver a aprender a vivir”, relatan. Los días, las semanas y los meses después fueron muy duros. Kontxi necesitó ayuda médica que le pudiera orientar a salir adelante, con cierta desesperanza y desilusión. Y en uno de los peores momentos de sus vidas llegó a la casa de esta pareja duranguesa un precioso niño del áfrica subsahariana. Se llama Isaac y llegó a Durango después de hacer varios largos viajes de avión. Concretamente desde Togo porque necesitaba urgentemente la ayuda médica de algún especialista.

Este niño viajó desde Africa hasta Paris y después aterrizó en Loiu. Tan solo tenía dos años, el pasado 11 de abril cumplía tres, y sus padres biológicos le dejaban en manos de la ONG Tierra de Hombres para que algún médico le curara. Isaac no se podía imaginar que su presencia en Durango resultaría como un balón de oxígeno para un matrimonio que adolecía la reciente muerte de su hijo. Isaac también necesitaba ayuda y bastante urgente además, el niño nació sin ano. De hecho, un hermano suyo murió por la misma patología y sus padres quisieron que su hijo pequeño viajara muchos kilómetros con el objetivo de que su pusiera bien. “Ha sido complicado pero ya estamos en casa después de pasar una semana en el hospital de Cruces“, relataba Ricardo, padre de acogida de Isaac. “El proceso ha sido duro, desde que vino el niño ha estado con una bolsa y ahora, tras la última intervención, el niño tiene que aprender a ir al baño. Le empiezan a doler las tripas y aunque eso sea buen síntoma, él todavía no está acostumbrado”, añade Kontxi, su madre de acogida. Incluso durante el tiempo que estuvimos grabando la entrevista Isaac mostraba cara de malestar por las dolencias estomacales, que al de unos minutos se le olvidaba y conseguía seguir jugando con la pelota.

Un año lleno de visitas al médico y a los hospitales pero que para Ricardo y Kontxi ha supuesto un cambio de rumbo en su vida. Sin olvidar lo sucedido y teniendo diariamente muy presente a su hijo Ales, Kontxi está convencida de que Isaac ha llegado a Durango “porque nuestro hijo le ha mandado y quería que le curáramos”. Se da la circunstancia también que “Isaac y Ales se parecen en la forma de ser, son los dos cabezones, observadores, testarudos… y llenan la casa un montón”, explican tanto Ricardo como Kontxi. “Hasta que llegó Isaac yo llevaba una mochila muy grande y gracias a todo este proceso he llenado la mochila de amor”, añade Kontxi.

Mientras tanto Isaac, ajeno a su alrededor, aunque muy observador con el estado de ánimo de sus padres de acogida, lleva en año yendo al colegio San Antonio. Allí recuerda a sus amigos como Paula y a su profesora Aintzane. “Zenbat urte dituzu?: hiru” responde el togolés. Él habla euskera y castellano, aunque tiene muy claro su procedencia. “¿De dónde eres tú? De Togo”, responde mientras cierra sus puños en señal de fuerza en compañía de su padre vasco.

El próximo 13 de junio se cumplirán dos años de aquel fatídico día. Ales dejó de estar presente físicamente en Durango, aunque su hermano y padres le sienten muy cerca. “Me ayuda contarlo. Aquel día estábamos en las Islas Canarias y cuando llegué a la playa le vi a Ricardo en el suelo, cuando le pregunté lo que le había pasado y me dijo que Ales había muerto no me lo podía creer”, relata Kontxi. Relatan que aquel suceso les hizo darse cuenta de que tenían que aportar algo  a la sociedad y a través de una amiga conocieron esta agrupación Tierra de Hombres, que les propuso ayudar a Isaac.

Aunque la vida resulta muy dura, el paso de este togolés por tierras duranguesas será inolvidable en las vidas de Ricardo y Kontxi. Tienen claro que será un periodo de tiempo, hasta que el niño se cure y vuelva a su país. “Queremos llevarle a Togo y dejarle a sus padres, somos conscientes que su familia está allí y en Togo es donde tiene que estar. Si nos gustaría conscientes y tener contacto, si puede ser”, pide Kontxi. Tras Isaac ambos no descartan poder seguir ayudando a más niños necesitados.

Desde la ONG Tierra de Hombres, su delegada en Euskadi, Eva Sánchez, explica que el cometido de esta agrupación es una campaña de acogimiento para curar a niños y niñas con problemas de salud. “Los padres biológicos firman un consentimiento para que el niño se cure pero con la seguridad de que volverá con ellos”, explica Eva.

Ahora Isaac se recupera tranquilamente en su casa de Durango, a la espera de pasar revisión médica y mientras disfruta con sus amigos de haurreskola en el colegio San Antonio.

DOTB

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies