dotb Durangaldeko Telebista

[dotb.eus] “En invierno muchos vecinos no salen de casa por miedo a caerse”

Los vecinos de Erretentxu, Antso Estegiz, Laarrasoloeta y San Frantsizko denuncian la precaria situación del barrio
La calle Antso Estegiz desde Zeharkalea

DURANGO.- Las calles Antso Estegiz, San Frantsizko, Larrasoloeta y Erretentxu necesitan una actuación urgente. Los vecinos del barrio se muestran preocupados por la situación, las estrechas aceras, la pendiente de sus calles, el suelo resbaladizo y los desniveles están provocando numerosas caídas de personas mayores y jóvenes todos los días. Los comercios del barrio conocen bien la situación y urgen a los responsables municipales a que tome cartas en el asunto y ejecuten las obras cuanto antes. De hecho, para este año, la administración local ha reservado 57.000 euros para redactar un proyecto. Una decisión que los vecinos ven con mucho incredulidad. “Estamos esperando desde 2007 a que se haga algo, han reurbanizado San Fausto y sobre este barrio no tenemos noticias”, comentan. Esta zona data de los años sesenta, junto al de Juan de Iciar, uno de los barrios más antiguos de Durango al igual que Aramotz y San Fausto. Este enclave de Durango, conocido también como “carretera al cementerio”, precisa, según los vecinos, “de espacios más anchos y sobre todo precisa arreglar los desniveles”. Según aseguran “estamos abandonados, llevan años diciéndonos que se van a hacer obras y todavía no hay ni proyecto”, explican. “En invierno muchos vecinos no se atreven a bajar porque se caen, tenemos que llevarles nosotros las compras a sus casas”, explican los comercios del barrio. Y es que la calle Erententxu, posiblemente sea la calle donde más visibles son los desniveles, “las casas se hunden, llamamos al Ayuntamiento rellenan con cemento y hasta la siguiente vez”. Incluso se puede ver cómo es necesario poner unos nuevos escalones en algunos accesos a lonjas y comercios, puesto que “la altura ha ido en aumento con el paso del tiempo”. Los vecinos del barrio explican que “por aquí pasa un riachuelo, antiguamente había unos lavaderos y años después se construyó encima”.
LARRASOLOETA
Aunque en 2011 finalizaron las obras del barrio de Juan de Iciar, haciendo más accesible, eliminando las barreras arquitectónicas y consiguiendo hacer más amable el barrio, existe en la actualidad una nueva barrera que los vecinos califican como muy grave. Y es que diariamente por esta calle atraviesan miles de coches que ponen en peligro las vidas de estos durangarras. “Desde primera hora de la mañana, coches, camiones y furgonetas pasan por aquí y resulta difícil cruzar la calle ara ir a casa”, recuerdan. Y es que hasta que se abra el vial Urki Hegoalde, la calle Larrasoloeta seguirá siendo uno de los ejes principales para cruzar Durango. “Además hay coches que al final de Antso Estegiz aceleran para salir cuanto antes para no esperar a la cantidad de coches que viene y no se dan cuenta a la derecha seguido se encuentran con un paso de peatones, con el peligro que significa eso”, cuestionan. Por todos estos motivos exigen al Ayuntamiento de Durango que ejecute cuando ante unas obras que acondiciones en barrio y haga mejorar la calidad de vida de sus vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.