[dotb.eus] Alertan de estafas a personas mayores por ventas a domicilio en Durango

Hay cuatro detenidos y una treintena de investigados en Euskadi durante el último año
Un coche de la Ertzaintza en Durango FOTO: dotb.eus

DURANGO.- La villa durangarra se encuentra entre las poblaciones donde se han denunciado casos de estafa a personas mayores por ventas a domicilio. A través de una nota de prensa, la Ertzaintza informa que “los casos se producen bajo engaño efectuando compras de distintos artículos, especialmente productos editoriales; contratos que en la mayoría de las ocasiones no se corresponden con la información que les ofrecen verbalmente los vendedores”.

Estos contratos suelen estar ligados a entidades financieras de crédito que les comprometen a efectuar pagos periódicos anuales, y habitualmente los firmantes no son conscientes de dicho situación. La estafa se traduce en el engaño y coacción a las víctimas mediante llamadas reiteradas y visitas asiduas al domicilio del comprador. Aprovechándose de su vulnerabilidad, los estafadores les exigen distintas cantidades de dinero aduciendo a clausulas incluidas en la firma y que las víctimas desconocen o como pago final para finiquitar el contrato. En ocasiones este proceso de liquidación vuelve a llevar a la víctima, otra vez sin ser consciente de lo que firma, a concatenar sucesivos contratos de compra.

En Bizkaia, los ocho atestados efectuados se han saldado con nueve personas investigadas, siendo las demarcaciones de Bilbao y Gernika donde más han actuado los estafadores, aunque también se han dado casos en Durango, Getxo y Erandio.

La actuación fraudulenta de los autores, varones de mediana edad, se inicia con la visita a domicilios de personas de edad avanzada, que vivan solas, cuyo entorno y circunstancias familiares previamente han investigado, según explica la policía autonómica. Tras ganarse su confianza los vendedores ofrecen distintos productos de diferentes empresas. En la mayor parte de los casos denunciados, los autores están asociados de empresas editoriales y presentan para la venta ediciones exclusivas de coleccionista debidamente acreditadas mediante acta notarial. Tal y como se ha podido determinar, mediante la utilización de prácticas de venta agresiva y confusa, los estafadores consiguen que las víctimas, dada su naturaleza vulnerable, firmen los documentos sin realmente ser conscientes del contenido del contrato de compra. Estos habitualmente están ligados a entidades financieras de crédito que comprometen al firmante a pagos periódicos que pueden prolongarse varios años, aunque también se dan casos de pagos mediante transferencias. El valor de alguno de estos productos editoriales se sitúa entre los 3.000 y los 5.000 euros.

Acoso telefónico y coacción verbal sobre la víctima para efectuar la estafa

Sin embargo, el proceso de la estafa se inicia cuando dichos vendedores comienzan a acosar a la víctima habitualmente mediante reiteradas llamadas telefónicas y asiduas visitas a su domicilio. La coacción se concreta en la exigencia de pagos que la víctima debe abonar, al tiempo que se les recuerdan las consecuencias económicas y legales que puede acarrear su negativa. Se les insta a abonar distintas cantidades de dinero como pagos adicionales que se contemplaban en el contrato firmado y cuyo contenido la víctima desconoce. Para ello los estafadores se desplazan al domicilio o acompañan a la víctimas hasta su entidad bancaria para que saquen el dinero estipulado o realicen una transferencia a sus propias cuentas. En otras ocasiones, cuando la víctima muestra su hartazgo o intención de finalizar el contrato, se le exige un pago final a modo de IVA, indispensable para realizar el finiquito del contrato. Dado que este proceso de liquidación precisa otra firma del comprador, se han dado casos en los que los estafadores han engañado nuevamente a la víctima, que con esa acción y sin saberlo, ha vuelto a contratar otra colección. Esta situación ha provocado que en varios casos investigados las víctimas hayan tenido que solicitar préstamos para poder hacer frente a dichos pagos. Este extremo ha llevado muchos de ellos a situaciones de desesperación y graves estados de endeudamiento.

Entre los casos denunciados destacan los 87.000 euros a los que tuvo que hacer frente este pasado verano un pensionista de Andoain a quien lograron engañar para que fuera firmando sucesivos contratos para la adquisición de nuevas colecciones; una firma que le obligaba a seguir ligado a dicha a entidad financiera y a seguir pagando durante varios años. Al igual que en este caso de Andoain, muchas de las víctimas habían sido convencidas por los estafadores de que los productos que adquirían eran ediciones de coleccionista limitadas y que en el futuro recuperarían el dinero invertido.

Recomendaciones

La Ertzaintza quiere advertir a la ciudadanía sobre esta modalidad delictiva, y aconseja tomar las medidas oportunas en el caso de verse ante una situación similar. A destacar entre ellas:

.- No permitir la entrada en el domicilio a ninguna persona cuyo servicio no haya sido solicitado.

.- No firmar ningún documento cuando se tengan sospechas. Tener en cuenta que una firma puede conllevar un contrato o una financiación bancaria.

.- Solicitar toda la información o documentación para leerla con calma y poder recibir asesoramiento de familiares o amistades.

.- Alertar a personas del entorno en caso de duda o sospecha.

.- Evitar tomar decisiones precipitadas. Disponer del tiempo necesario para determinar si el artículo es de nuestro interés.

.- No realizar pago en metálico a la persona vendedora.

.- No facilitar datos personales telefónicamente

.- Recordar que existe un plazo legal de 14 días para desistir de la compra.

.- Ante cualquier sospecha no dudar en llamar al 112

DOTB

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *