[dotb.eus] [vídeos] “En 1959 estuvimos hasta 72 monjas, en la actualidad estamos 19″

Las Clarisas de Durango abren las puertas del convento a las cámaras de DOT
Sor Maria Esther y Sor Maria Olatz

DURANGO.- Sor Maria Olatz, zarauztarra y Sor Maria Esther, durangarra, abren las puertas del convento de San Francisco a las cámaras de DOT para poder conocer más de cerca el día a día de estas queridas clarisas. Ambas representan a las 19 monjas que viven con ellas en la actualidad. Entraron a formar parte de la orden de las Clarisas de San Francisco con 20 y 21 años y tienen muchos recuerdos de sus inicios en Durango, sobre todo la etapa en la que fueron profesoras de numerosas niñas y algunos niños.
Los tiempos han cambiado, fruto de ello es el acusado descenso en el número de religiosas del convento. En 1959 había 72 monjas, en 1980 hubo 54 e incluso ha llegado a tener 80 religiosas. “Ahora yo no veo vocación”, explica Olatz. “Yo entré en 1954 y había muchas como yo para entrar, no sé qué fue pero sentíamos algo que nos llamaba para ser monja”, añadía Sor María Esther. “Si tuviera una hija yo no le animaría a entrar a un convento. A día de día nos gustaría que hiciera lo que quisiera”, añaden las dos.

[Nos hizo mucha ilusión ver a Eneko Sagardoy recogiendo el Goya]

Olatz lleva 51 años en Durango y recuerda cómo fue su primer contacto con Durango. “Vine a una excursión a Urkiola y aquí conocí a más zarauztarras y les vi tan alegres en un colegio con un fin social que me animé a venir aquí”. Esther también añade que “sentía una necesidad social, había estudiado Comercio y no contemplaba vivir una vida en clausura”.
LAS ALUMNAS Ahora recuerdan los más de 40 años en las que estuvieron ligadas a la educación. Fue en el año 1996 cuando ellas fueron dejando espacio a un grupo de jóvenes con Karlo Barrutia a la cabeza, que en el año 2.000 se legalizaron como una cooperativa y cogieron las riendas del colegio. Desde entonces, las clarisas de Durango hacen una vida mucho más retirada, aunque sobre todo Sor Mª Olatz, responsable de comprar los medicamentos, sale todos los días y “me encuentro con mucha gente y me hace ilusión encontrarme con alumnas que pasaron por el colegio, les tengo tanto cariño a ellas… les vimos crecer y me suele gustar saber lo que hacen o a lo que se dedican. Además siempre me preguntan por el resto de las hermanas”. Una de las personas que recuerdan con mucho cariño y que ha sido recientemente una personas de actualidad es Eneko Sagardoy, el actor durangarra y su hermano Ander fueron también alumnos. “¡Me hizo una ilusión cuando le vimos recogiendo el Goya y cuando dijo que su hermano era el más guapo!”, recordaba Sor María Esther con cara de satisfacción.

[En 1959 hubo hasta 72 monjas, en la actualidad son solo 19]

La situación actual ha cambiado mucho, algunas de ellas están impedidas y necesitan ayuda del exterior para atenderles. Hace años quedaron 17, tres más llegaron tres religiosas del convento de Escalante que cerró sus puertas, pero hace poco murió una de ellas. Las 19 clarisas se organizan todos los días. “Purita se encargada de la comida, es mi asignatura pendiente”, comenta Olatz. “Nosotras somos más de encargarnos de todo lo relacionado con los ordenadores, las cartas…”, añaden. En la actualidad cuentan todavía con una pequeña huerta, de la que se abastecen de productos como patata, coliflor, acelgas, zanahorias, huevos… “¡pero puerros no, porque las clarisas no nos gustan los puerros!”, exclaman entre risas. “Cuando llegamos teníamos incluso vacas y cerdos, ahora solo tenemos algunas gallinas y suele venir un hombre a atener la huerta porque nosotros tampoco podemos”, explican.

DOTB

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.