dotb Durangaldeko Telebista

Abadiño penalizará con 31.899 euros a la empresa que renunció construir la cubierta de Astola

También el pleno propondrá la prohibición a la empresa de optar a contratos municipales durante un año y medio

Imagen de la cubierta que se desmontón

ABADIÑO.- El pleno municipal de Abadiño –como órgano de contratación- aprobará el próximo martes, previsiblemente, una resolución que declara desierto el contrato para la ejecución de la cubierta de las piscinas municipales y establece una penalidad del 3% del presupuesto base de licitación (31.898,48 euros), tal y como exige el artículo 150.2 de la Ley 9/2017 de contratos del Sector Público, a la empresa que ha renunciado a ser adjudicataria de la obra. Asimismo, se acordará incoar procedimiento para establecer una prohibición de contratar con la corporación concediéndose a la misma un plazo de 10 días para presentar alegaciones al respecto.   

La empresa que optaba a la construcción de la cubierta de las piscinas municipales de Astola comunicó al Ayuntamiento el pasado mes de noviembre su renuncia a ser adjudicataria del contrato –para el que se habían consignado 1.286.572 euros– dado el precio actual de los materiales y previsión de costes energéticos que, según la empresa, hacen que la obra no resulte rentable  

 ANTECEDENTES.- El Ayuntamiento de Abadiño tenía desde el pasado 28 de junio el proyecto constructivo para dar una solución definitiva para la cubierta de las piscinas municipales de Astola, para cuya obra el pleno aprobó una ampliación presupuestaria por importe de 1.286.572 euros. De esta forma, en julio arrancó el procedimiento para licitar los trabajos, que finalmente han quedado desiertos, por lo que el Ayuntamiento deberá volver a licitar la obra. La única empresa que se presentó a la licitación contaba con informe favorable de la oficina técnica.   

El 16 de febrero de 2020, fuertes rachas de viento provocaron el desprendimiento de varias planchas de policarbonato celular que cayeron al exterior en la zona ajardinada. El análisis posterior de los daños dejó además al descubierto que la estructura metálica presentaba una corrosión generalizada. Todo ello motivó que la cubierta de la piscina municipal tuviera que ser desmontada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.