[dotb.eus] “Esos pequeños héroes en la sombra”, la carta de agradecimiento a los voluntarios de Durango

Reconocimiento a las personas que han tomado parte ayudando a personas dependientes o repartiendo mascarillas

Dibujo de Ruben Beneitez Perez“Txenas”

ZUREDOT.- Desde un pequeño local de Durango un grupo de voluntarios y voluntarias lleva trabajando desde el pasado mes de marzo lejos de cualquier foco para ayudar a toda aquella persona vulnerable que lo ha necesitado.

Estos pequeños héroes en la sombra, personas anónimas que bajo el auspicio de la Diputación de Bizkaia en el programa Bizkaia Gara se han dedicado durante este tiempo en llamar por teléfono a esas personas mayores y no tan mayores que son dependientes o que viven solas para ofrecerles la posibilidad de llevarles las compras de alimentos a casa, o sus medicamentos de la farmacia, e incluso bajarles la basura o pasear a sus mascotas, siempre con la ayuda de la red de voluntarios de la Cruz Roja.

Esos pequeños héroes han sido psicólogos en cada llamada, con suavidad y mimo han atendido a esas personas a la vez de ayudarles, ofreciéndoles un oído, un hombro y su ayuda desinteresada.

En estos momentos en que la palabra “solidaridad” cada vez se escucha menos, esta red de voluntarios anónimos ha arrimado el hombro en jornadas de mañana y tarde e incluso de sábados y domingos para que ninguna de esas personas se quedase sin la posibilidad de ayuda.

Las caras de satisfacción del voluntario o voluntaria tras ver que al colgar la llamada había servido para ayudar a alguien no se borrara de sus memorias, como la tristeza que en algunas llamadas al oír tras ese altavoz que la persona a la que querían ayudar se encontraba enferma e incluso había fallecido. Pero con una entereza de elogio, volvían a teclear los números de otra llamada para poder ayudar una vez más.

En los últimos días este grupo de pequeños héroes a la sombra, han movilizado a cientos de voluntarios como ellos mismos para hacer el reparto masivo de mascarillas en el transporte público que en los medios de comunicación han anunciado bombo y platillo.

Siempre con una sonrisa y sin ningún reproche hacia nadie, con el solo agradecimiento de un café, unas galletas o endulzado con pequeñas tartas, o bizcochos caseros traídos por ellos mismos, convertían jornadas de llamadas en pequeños oasis de alegría en estos duros momentos que a todos nos esta tocando vivir.

No quiero olvidar a nadie

No quiero olvidar a nadie. Por esta razón no escribiré el nombre de ninguno de ellos, pero sé que si lo leen saben que el agradecimiento es para todos y todas sin excepción, porque han convertido el ya famoso “Call-Center de Durango” en una pequeña familia.

De todos modos, a una persona sí quiero nombrar, a Izas. Ella nos ha inculcado esta dedicación y cariño hacia la gente, por su profesionalidad y dedicación, por haber creado este grupo heterogéneo y diverso, pero con un único objetivo: Ayudar. Espero que cuando pase esto, la Diputación de Bizkaia se dé cuenta de que personas como Izaskun hacen falta para hacer una sociedad más justa e igualitaria.

Y que tal y como dice la canción de Gabinete Caligari, que la siguiente vez que nos veamos sea:

“Los bares, que lugares
Tan gratos para conversar.
No hay como el calor
Del amor en un bar.”

Firmado

M. L.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

Gune honek Akismet erabiltzen du zaborra murrizteko. Ikusi nola prozesatzen diren zure erantzunen datuak.