dotb.eus | Mañaria, hace 15 años que un rayo atravesó a Lourdes embarazada de Ekaitz

Lourdes, actualmente vecina de Garai, estuvo dos años de baja tras el suceso
Uno de los recortes del periódico que recogieron aquel suceso
Uno de los recortes del periódico que recogieron aquel suceso

GARAI.- Este mes de noviembre, concretamente el miércoles día 9, se cumplirán quince años desde que un día de tormenta un rayo atravesara el cuerpo de Lourdes Urbieta, embarazada de tan solo cuatro meses. Afortunadamente el rayo no afectó al niño, a Ekaitz que nació meses después, aunque esta ingeniera de minas estuvo varios días en la UVI con quemaduras importantes en todo su cuerpo. Esta vecina de Garai, natural de Alonsotegi, aunque aquel entonces vivía en Abadiño, era la única mujer artillera de Bizkaia y se encontraba en la cantera de Markomingoikoa de Mañaria, junto a otros compañeros, cuando se disponían a poner una carga de 3.000 kilos de dinamita para hacer volar parte del monte de roca.

Pero lo que era un trabajo rutinario se convirtió en un episodio muy tormentoso y mucho más peligroso que la propia explosión y que nunca olvidará Lourdes. Estaban a 450 metros de altitud colocando la carga para hacer volar unas 30.000 toneladas que rocas, cuando empezó a nevar. Inmediatamente después cayó el primer rayo que alcanzó de lleno a la ingeniera. “Estaba empapada y gracias a que no llevaba las botas de seguridad me salvó de aquel golpe eléctrico. El rayo me desplazó unos metros y quedé a poco de caerme por un desnivel de veinte metros”. Sus compañeros pensaban que había muerto, pero Lourdes se encontraba inconsciente y cuando llegó al hospital “no sentía las piernas, era como si me hubiera pasado por encima un camión”, recuerda.

Un trágico suceso que afectó especialmente a ella pero que también lo sufrieron quienes le acompañaron en la cantera.  Sin embargo en el caso de Lourdes toda la situación se agravaba aún más puesto que se encontraba en el cuarto mes de gestación. “Estuve dos años justos de baja, me operaron dos veces y me tuvieron que hacer injertos”, recuerda 15 años después Lourdes. Estuvo varias semanas hospitalizada en el Hospital de Cruces y a pesar de su delicada situación, su máxima preocupación era la salud de su niño Ekaitz. Sin embargo la salud de Lourdes fue mejorando, las ecografías evolucionaban satisfactoriamente, su tripa iba creciendo sin problemas, puesto que el rayo no afectó para nada al niño. El 6 de abril de 2003 nació Ekaitz, ahora a punto de cumplir 15 años, con tres kilos de peso y en perfecto estado.

 

DOTB

Durangaldeko Informazioa eta Albisteak. Información y Noticias de Durangaldea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.