dotb Durangaldeko Telebista

«La bici es la alternativa a la movilidad en municipios pequeños y ciudades»

Artículo de opinión de Javier García, presidente Sapubike

´Javier García

IRITZIA| Sapubike ya nació deprisa, su nombre originario era DurangoMtb pero por temas administrativos hubo que improvisar otro nombre en el último momento y esa prisa parece que ha marcado su vida. Empezamos siendo unos 15 txalaos y ahora superamos la centena de socios. Con apenas once años de historia parece que hemos vivido cien. Hemos visto pandemias, guerras, crisis, una revolución en el mundo de las bicis, el auge de las redes sociales, hemos organizado 9 marchas de Mtb en Durango y colaborado en numerosas actividades como la Semana de la Movilidad, hemos llevado el lekuko en la Marcha del 8M, organizado actividades infantiles e incluso un proyecto piloto para fomentar el Mtb entre chicas de 16 a 18 años, entre muchas otras cosas. Tenemos también un local con un pequeño taller en el que reunirnos y almacenar nuestras cosas que cada vez son más. Siempre con la idea de abrir nuestro club a la gente y fomentar el deporte en grupo y la implicación en los asuntos del pueblo. Incluso la Federación Bizkaina de Ciclismo nos ha premiado por nuestra trayectoria hace pocos días.

Pero de todo esto lo que más impacto me ha causado es el auge que se ha producido en el mundo de la bici y más concretamente en el mountain bike (MTB) y sus consecuencias en la sociedad moderna. El desarrollo tecnológico ha sido espectacular, generado especialmente por las ganas de la gente por practicarlo debido a los indudables beneficios para mantener una buena salud física y mental y cómo las empresas han visto que hay un mercado potencial enorme. Todo esto ha hecho que las bicis hayan cambiado radicalmente, tanto en su concepción como en su calidad y materiales.

En aquellos años la doble suspensión era algo exótico y ahora es casi la norma general. El carbono se ha convertido en el componente principal en cualquier montura de nivel medio-alto, las suspensiones “inteligentes” están a la orden del día, los cambios electrónicos mandados por Bluetooth son cada vez más usuales, las tijas de sillín telescópicas, lo que antes sólo era un “bici de monte” ahora se habla de XC, Rally, Enduro, Downhill, Trail y un largo etc y como colofón a todo esto, tachaaan. La bici eléctrica o e-bike. Y si me lo permitís quiero detenerme un momento aquí. La e-bike ha acercado todavía más este deporte a la gente, pero sobre todo a ese sector de la población que por condición física, que no por edad, ha podido engancharse o reengancharse a poder subir a sitios que le parecían impensables hace muy pocos años o que habían dejado de salir con la grupeta de amigos porque ya no podían seguir el ritmo y ahora lo pueden hacer incluso con sus nietos y nietas veinteañeros. Todo esto redunda en la buena salud y alegría de vivir incluso en hacer nuevas amistades.

Como vemos, todo esto está lleno de aspectos positivos pero siempre hay una cara B. Este boom ha traído un ascenso en la cifra de ciclistas circulando por los montes que a todo el mundo no le ha hecho mucha gracia. Un sector es el de propietarios de terrenos que han visto cómo se les han tirado vallados para pasar por terrenos, y no quiero crear polémicas en cuanto a ver quién tiene razón por derechos de paso o vallados ilegales, sólo quiero constatar una realidad. Otro sector es el de algunos mendizales se sienten molestos por este aumento de bicis con las que tienen que cruzarse y que no cumplen siempre las normas de distancia y velocidad.

Y el último es la administración, que está poniendo trabas a la hora de salir por el monte debido a esta masificación con normas a veces contradictorias como la de poner muchos límites a la hora de circular en bici para proteger espacios naturales como Urkiola, como no puede ser de otra forma, por tema de ruidos, protección de suelo y arroyos y con la obligatoriedad de circular por pistas y senderos ya existentes, pero vemos cómo un día sí y otro también tenemos camiones y bulldozers abriendo caminos a lo bestia por esos mismos montes.

Otro aspecto es la subida incontrolada de precios de las bicis y sus componentes, algo que ya venía de atrás pero a raíz de la pandemia se ha disparado. En muchos casos y de manera incomprensible, una bicicleta es más cara que una motocicleta y una cubierta de bici es más cara que una de coche. Vivimos en una sociedad en la que el automóvil es el rey indiscutible de la movilidad y del desarrollo industrial, lo que redunda en su apoyo institucional por distintos motivos, y esto hace que los ciclistas habituales nos sintamos como los paganos de la situación.

Creo que la bici es la alternativa ideal a la movilidad en municipios pequeños como grandes ciudades. No contamina, se necesita poco espacio para aparcar, se llega más rápido que en coche, contribuye a una vida saludable, puede ser un motor industrial de primer orden, pero vemos día a día cómo las subvenciones se centran en el automóvil y sobre todo cómo las ciudades se construyen condicionadas por él. Ya nos gustaría un plan “Renove” para nuestras viejas monturas. Pero no nos vengamos abajo. Esto acaba de empezar y creo que al final la razón se impondrá. Nuestros pueblos y ciudades se llenarán de alegres ciclistas de caras sonrientes y nos podremos saludar con un gesto con el brazo o una sonrisa cómplice mientras una minoría encerrada en sus fortalezas rodantes se desesperarán porque no encuentra sitio para aparcar o el que le precede va demasiado lento.

Que no se nos olvide el respeto entre todas las que tenemos que compartir camino, da igual si vamos en camión, en autobús, coche, moto, bici o a pie, si estamos en la ciudad o en el monte, este mundo es de todos por igual y debemos contribuir a mejorarlo, no al revés.

Ondo pasa Gabonak eta bidezidorretik ikusiko gara!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.