dotb Durangaldeko Telebista

Organizan sesiones de empoderamiento dirigidas a mujeres que cuidan de familiares dependientes

Hoy es el Día Internacional de las Personas Cuidadoras que quiere sensibilizar sobre el peso desigual que asumen las mujeres en los cuidados

La primera charla tendrá lugar el miércoles que viene

ABADIÑO.- La Fundación Bizitzen, junto con el Servicio Zaindu de la Mancomunidad de Durangaldea, ha organizado sesiones de empoderamiento para mujeres que cuidan de familiares en situación de dependencia. El proyecto que cuenta con el apoyo de Emakunde ofrecerá dos jornadas los días 10 y 17 de este mes, en el Elkartegi de Durango. Estos cursos son gratuitos, pero para participar es necesario inscribirse previamente a través del servicio Zaindu: 946 200 546/ 680 425 764 o zaindu.mdurango@bizkaia.org

A lo largo de su andadura el Servicio Zaindu trabaja transversalmente en la visibilización, revalorización e impulso de la corresponsabilidad de los cuidados en la sociedad, además de apoyar y acompañar a las personas cuidadoras, en especial a las mujeres, en el tránsito de dejar de ser mujer para las demás personas” hacia el “ser para mi misma”

En esta ocasión, la Mancomunidad de Duragaldea colabora con la Fundación Bizitzen y el Instituto Vasco de la Mujer – Emakunde en el desarrollo del programa «Empoderamiento feminista en el cuidado de la familia». El objetivo es sensibilizar a las mujeres que atienden a personas en situación de dependencia y/o discapacidad y a la sociedad en general sobre la violencia directa e indirecta que sufren estas mujeres y poder generar estrategias de prevención.

El 89% de quienes cuidan de familiares son mujeres. El cuidado de la familia es un ámbito estrechamente ligado al género, ya que es una tarea que culturalmente se pone sobre ellas. Se considera un deber de las mujeres y además se les exige que mantengan una actitud paciente y benévola. La situación de las mujeres cuidadoras de personas mayores no está suficientemente valorada y es invisible. La práctica del cuidado se realiza en condiciones de desigualdad, desprotección y falta de reconocimiento.

Muchos estudios constatan que el cuidado de la familia es un trabajo intenso y estresante que requiere ayuda y que tiene un impacto diferente en la salud de los y las cuidadoras familiares según el sexo. Lamayoría de las mujeres cuidadoras de la familia sufren un fuerte malestar emocional (mayor que el de los hombres cuidadores) debido a esta invisible violencia que padecen. 

El objetivo del proyecto es que las mujeres cuidadoras de la familia conozcan y sean conscientes de las desigualdades de género existentes en el ámbito del cuidado familiar, al tiempo que analizan e identifican las situaciones de violencia que pueden vivir, además de aportar soluciones ante estas situaciones, convirtiéndolas en agentes activos para hacer frente a las desigualdades y situaciones de violencia, realizando un recorrido de empoderamiento desde lo personal a lo colectivo y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.