dotb Durangaldeko Telebista

«Suspenso a las autopistas vascas»

Carta de opinión de AP-8 Peajerik Ez

Imagen de la AP-8 y N-634 a su paso por Amorebieta-Etxano

IRITZIA | La reconocida Organización Independiente de Consumidores y Usuarios (OCU) acaba de presentar una encuesta realizada a nivel estatal sobre la valoración de las autopistas. Para este trabajo han preguntado a las personas que mejor conocen estas redes viarias: a los conductores y conductoras.

El resultado coloca a nuestras autopistas AP-8 y AP-1, gestionadas por las diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa, como las peor valoradas de todo el Estado. En la encuesta no incluyen datos sobre la autopista AP-68 posiblemente porque su excesivo coste provoca que la mayor parte de los y las conductoras la eviten y por lo tanto no puedan valorar sus deficiencias.

Con respecto a la autopista, la AP-8 que une Bilbao con Irun, los y las usuarias señalan su pésimo trazado, sus incontables curvas muy cerradas y los continuos límites de velocidad que obligan a circular incluso por debajo de los 100 km por hora en prácticamente todo su recorrido, por citar solo algunas de las quejas, todas ellas impropias de una autopista de alto peaje. También echan pestes por el excesivo flujo en el tramo gestionado por la Diputación Foral de Gipuzkoa, así como sus continuas obras que ralentizan la circulación. En definitiva una infraestructura qué hoy no se consideraría ni siquiera autovía, y por la que encima las diputaciones, la mantienen como su más lucrativo negocio.

Con respecto a la AP-1 que discurre entre Vitoria-Gasteiz e Irun, otra autopista de alto peaje que debería también vertebrar la Comunidad Autónoma Vasca, las personas encuestadas denuncian el pésimo diseño de sus accesos, sus también continuas obras y la falta de áreas de descanso. En ambas autopistas vascas se da la paradoja, que, junto a la AP-68 son de las autopistas más caras del estado y en algunos tramos incluso de toda la Unión Europea.

En el caso de la amortizada autopista AP-8, que tenía que estar liberada desde el año 2003 dado que su construcción data de los años setenta, señalar que no reúne las condiciones que actualmente se exigiría a una autopista de peaje.

Este estudio independiente que saca a la luz las deficiencias más clamorosas de estas autopistas de peaje, contrasta con las encuestas cocinadas y pagadas por la Diputaciones, en las que jamás aparece ninguna de estas flagrantes deficiencias, ya que son encargadas para su autocomplacencia y de paso engañar a la ciudadanía.

Desde las plataformas contra los peajes seguimos apostando por la liberación de estas infraestructuras, cuyo peaje solo obedece a un afán por sangrar los bolsillos de la ciudadanía, la cuál ya paga suficientes impuestos con sus vehículos. Las mantienen para colocar amigos políticos y de paso aumentar la inflación en la CAV trasladando a todas las personas que vivimos en esta Comunidad Autónoma los altos costos repercutidos por culpa de los peajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.