dotb Durangaldeko Telebista

Una durangarra pierde 1.500 euros por una presunta estafa de alquiler

La Ertzaintza investiga los hechos tras dos casos denunciados desde diciembre en la villa

La Ertzaintza investiga dos denuncias de este tipo en Durango

DURANGO | «Bonito piso reformado con una superficie de 85 metros cuadrados distribuidos en salón comedor, cocina totalmente equipada con electrodomésticos, …». Así comenzaba el anuncio de un atractivo piso por 750 euros al mes ubicado en el casco viejo durangarra, concretamente en la calle Goienkale. Sin embargo, este anuncio fue retirado de esta conocida página web de alquiler de pisos y este mismo lunes en su lugar figuraba una alerta en la que se podía leer: «¡Ojo! Anuncio sospechoso, nuestro equipo de calidad dio de baja».

Pero una joven durangarra, sin percatarse de que podía tratarse de una estafa, mandó un mensaje el pasado domingo a la «supuesta propietaria» del piso. Ella le respondió el lunes diciéndole que si estaba interesada en el mismo podía entrar en otra web, ya que el anuncio lo había retirado ante su interés. Las conversaciones que mantuvo con ella le generaron confianza y sin haber visto el piso le hizo una transferencia de 1.500 euros -750 euros de la fianza y otros 750 en concepto del mes anticipado-. Hasta ese momento todo iba bien hasta que la afectada, que ha querido mantener el anonimato, señala a DOT que fue a la página para meter el número de reserva y la respuesta fue que no existía. «En ese momento comenzaron las sospechas de que algo no iba bien». Se trataba de una página clonada,es decir, una página que simula ser de una marca, pero que es una ‘página web fraudulenta.

Aun así, el martes siguió manteniendo contacto por WhatsApp y la supuesta arrendadora hacía planes con esta joven durangarra para quedar el miércoles y entregar las llaves, «me dijo que ella no podía venir, pero lo haría otra persona», explica.

Llegado el miércoles (posiblemente el mismo día que le llegó la transferencia a la supuesta arrendadora) la comunicación dejó de existir. Llamó al número de teléfono y salía un mensaje de que el número no existía. En ese momento cayó en la cuenta de que había sido víctima de una estafa. «Fui a la comisaría de la Ertzaintza y me dijeron que otra persona también caído en la misma trampa», relata la afectada. Incluso habló con el dueño real del piso y le señaló que el piso estaba vacío sin amueblar, «si embargo en la página venía foto del piso totalmente amueblado, listo para entrar», lamenta.

DOT se ha puesto en contacto con la comisaría de la Ertzaintza y han confirmado que desde diciembre existen dos denuncias interpuestas por «estafa encuadrados en esa tipología».

Esta afectada confiesa estar muy apesadumbrada por haber confiado tanto en unas personas que no conocía. Pero quiere hacer público lo sucedido para que otras personas no caigan en la trampa que le han hecho perder 1.500 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Disponible para Amazon Prime