dotb Durangaldeko Telebista

Arranca la Euskal Denda de Durango con 52 artesanos, cinco de ellos de Durangaldea

Será la 25 edición en la Plaza de Mercado, abierto hasta el 8 de diciembre

Imagen de la inauguración de esta mañana

DURANGO.- Con 25 años de trayectoria, sólo con el parón circunstancial provocado por la pandemia de la COVID-19, la Asociación para el Fomento de la Artesanía Tradicional de Euskal Herria, Arbaso, vuelve, una vez más, a organizar la Euskal Denda, el evento más importante para los artesanos vascos. Se cumplen por tanto, en esta edición, las bodas de plata de este encuentro, considerado el escaparate anual más importante de la artesanía tradicional.

Durango se convierte cada puente de diciembre, en la gran ciudad de cultura vasca, donde también la artesanía tradicional y contemporánea tienen mucho que decir. La villa acogerá, del 4 al 8 del último mes del año, esta cita que vuelve a servirse de mítica plaza del mercado durangués como escenario de los talleres artesanos, provenientes de todos los territorios de Euskal Herria. Serán un total de 52 los
profesionales que acudirán a la Euskal Denda, entre los que este año hay un 36% de novedades, es decir, que estarán por primera vez en este evento.

La Euskal Denda vivirá un nuevo esplendor con un escaparate vez más diversificado, amplio y heterogéneo. Con gremios que, hasta la fecha, nunca habían tenido presencia en ella, lo que le dota de un carácter más que especial en este reestreno post-pandemia. Entre los presentes oficios tradicionales que van evolucionando y que, en ocasiones, dejan atrás parte de su esencia, para buscar nuevos canales de encuentro con la demanda de la sociedad. Es precisamente este “cara a cara” con el público “lo más importante y lo que le otorga valor a esta feria. Es en estos encuentros donde el cliente puede comprobar “in situ” cómo es el producto, cómo se ha elaborado. Son estos momentos de feed-back donde el artesano pone cara y voz a los gustos de su clientela”, destacan desde Arbaso.

Del total de 52 firmas artesanas que se concitarán en Durango, el 36% de los asistentes, es decir, un total de 18 firmas son novedad en la plaza durangarra. Una circunstancia que deja constancia tanto de la renovación generacional del sector, como de la necesidad del apoyo institucional a un sector, que ha sufrido lo indecible durante la pandemia. “No podemos olvidar que las ferias son nuestros principales escaparates. Es cierto, que comercializamos en internet, pero el cara cara y el compartir con la clientela es nuestro valor fundamental y esto sólo lo tenemos en las ferias en general y en la Euskal Denda en particular”, reflexionan los artesanos.

PARTICIPANTES.- La Euskal Denda contará con representantes de todos los territorios vascos. El espacio marca los ratios, los 1.600 metros cuadrados de la plaza del mercado, hace imposible el crecimiento de la Euskal Denda en cuanto al número de productores presentes. Así las cosas, serán un total de 52 los artesanos provenientes de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Nafarroa Behera y Nafarroa. Además la Feria se verá ampliamente renovada en lo que a las firmas se refiere y es que 18 de los profesionales presentes serán novedad. Esto supone que el 36% de los artesanos son inéditos en esta plaza, aportando frescura y renovación al evento.

Imagen tras la apertura de esta mañana

Por territorios, una vez más Bizkaia se pone a la cabeza con el mayor número de representantes. Serán un total de 25. Gipuzkoa estará presente con 15 firmas, muchas de ellas pioneras, procedentes de Araba llegarán 5 y desde Nafarroa viajarán 6. De los territorios de Ipar Euskal Herria llegará un artesano procedente de Nafarroa Behera.

Una vez más la comarca de Durangaldea contará un lugar estelar dentro de la Euskal Denda y es que serán cinco, los artesanos de la comarca los que asistirán a este encuentro. No faltará un año más a su cita el joyero local Eneko Unzalu, que tiene en esta plaza una cita ineludible. El berriztarra Felix Larrañaga, dedicado a la talla de madera volverá a reencontrarse con su público, de quién recibió el apoyo en 2018, cuando le otorgaron el premio al mejor stand 2018. Tampoco se quiere perder esta cita la joven elorriarra alma mater de Gorakat, que asiste por cuarto año. Fijos también a la plaza duranguesa es el taller de restauración Restaurarte, ganador del mejor stand en 2010. El grupo lo completa Iñaki Unanue, quien por primera vez tomará el pulso de Durango.

Por sectores, este año destacan en número el sector textil, en sus diferentes versiones, pues entre sus 12 artesanos los hay que se dedican a los complementos, a la moda propiamente dicha, o a la confección de fieltro. Es por tanto un segmento del sector en claro avance. La joyería no se queda atrás contando con la presencia de siete talleres artesanos de otros tantos productores. Sin olvidar el sector agroalimentario que se ha hecho un importante hueco en la Euskal Denda con seis especialistas, los mejores en su campo y cuyos productos ocupan un lugar más que especial en estas fechas que se acercan. Pero no faltará la cerámica, el cuero, los juguetes o el deporte vasco, entre otros, gremios clasicos en este evento.

ARABA: Araba renueva su representación con Membrilla: Membrilla es una editorial rodante e independiente dedicada a la ilustración y encuadernación artesanal. Trabajan en la recopilación y difusión de leyendas de pueblos originarios de Sudamérica para ser narradas a través de distintos formatos didácticos que permiten incentivar la imaginación y creatividad de público infantil y adulto.

BIZKAIA: En el capítulo de los artesanos vizcaínos, son novedades:
Iñaki Unanue: Con un carácter totalmente autodidacta, Iñaki Unanue ha encontrado en la forja su conexión con la naturaleza, así sus trabajos, por paradójico que parezca, tienen de fondo a la montaña y la naturaleza. Su trabajo escultórico demuestra el absoluto dominio que tiene de la madera, el hierro y la piedra.
Landalore: Empresa artesanal de cosmética ecológica: Actualmente en periodo de reinvención. Además de incorporar nuevos productos, se encuentran planificando nuevos servicios y productos, cuya gama de productos ha aumentado hasta los 26 productos que van desde jabones, champús sólidos, mascarillas capilar, bálsamos, cremas, aceites…
Politena: Con una larga formación académica vinculada a las Bellas Artes, en Politena han coseguido dar vida a telas y tejidos acondicionando las fibras hasta la realización de piezas con técnicas de tejido precolombino, con el fin de rescatar un patrimonio oral de comunidades ancestrales.
Bitxo Bola: En Bitxo Bola se centran en ofrecer a los más pequeños de la casa diseños originales y exclusivos. Prendas realizadas a mano y fabricadas y diseñadas de manera local. Una manera de diferenciarse, con diseños divertidos y colecciones con tiradas muy pequeñas
Marielita: Se trata de una marca de complementos hechos a mano que busca inspirarte a
que descubras en el textil el origen que nos une. Un proyecto que surge de una tradición familiar,, madre e hija, creando patrones propios y compartiendo todo lo que saben hacer con amor.
Rupestre Orfebrería: Joyas contemporáneas hechas a mano Metales reciclados, piedras recolectadas en diferentes viajes. Diseños inspirados en culturas ancestrales, es el valor de la reinterpretación contemporánea.
Palopalu: Es el proyecto artesano de dos amigas, restauradora e ilustradora, compañeras que se unieron con un mismo propósito: dar forma a un proyecto cooperativo convirtiendo la pasión que compartían en su oficio. Para ello eligieron la ilustración y el color como medio de expresión y la madera como el soporte material con el que trabajar.
Sacotermia: Artesanas interesadas en la salud y el bienestar cuyas labores de costura se han encauzado ahora a la creación de elementos y complementos que permiten a usuario hacer real su slogan “CuidArteSana”.
GIPUZKOA.- Las novedades y muchas que llegan desde territorio guipuzcoano empieza con
Laia Varela: Una marca de joyería contémporanea con aires geométricos y minimalistas, cuya fuente de inspiración se nutre está fuertemente inspirada en el arte y la arquitectura moderna. Sus joyas se venden en diferentes museos y joyerías en España y Francia.
EM Zirrimarra: Un proyecto nacido en 2012, en el que se el proceso creativo nace en el boceto hasta llegar a su escenificación serigráfica. El autor se sirve de la ilustración para transmitir mensajes al mundo.
Dir Dir: Desde las Bellas Artesa ha llegado Sara Miguélez Garitano a la joyería, donde pone todo su alma y creatividad para transmitir felicidad y paz. Unas joyas que más allá de embellecer buscan contar historias.
Kromosoma: En este empresa creen en la idea de que cada uno de los juegos y juguetes que construyen podrán ser utilizacos por el conjunto de la familia, fomentando el juego participativo. Al tiempo que se proponen recuperar juegos y juguetes de antaño.
Lisbeth: Un taller textil donde los niños tienen el protagonismo, desde un marcado carácter sencillo, pero no exento de grandeza. Desde las líneas más puristas se trata de facilitar la vida de los más pequeños/as de la casa.
Mouxuka: Con la filosofía Montessori como motor iniciático, desde esta fiirma creen necesarios los complementos para bebes y niñxos con diseños personalizados y únicos.
Es por eso que se han posicionado como un referente en este campo.
Arratibel: La pintora Arantxa Arratibel ha dado un giro a su trabajo buscando a través de sus Eguzkiloreak nuevo desafío profesional y personal. Elementos decorativos para los hogares o para la vestimenta. Sea como fuere un elemento que marca la diferencia.
Darama: Inspirada en la naturaleza, con un estilo sin estridencias, sencillo y fino, así son las obras de la artesana que se encuentra tras el nombre de Darama. Con el valor de la juventud y todo el porvenir por delante.
NAFARROA BEHERA.-Desde este territorio se presenta
Arnabar: Tres generaciones de productores de paté que han llevado este producto hasta las mesas más selectas y exclusivas. No hay secreto que no conozcan, pero que no desvelen por que el suyo es el mejor paté del mundo.

ACTIVIDADES 2021.- Si de algo se ha vanagloriado siempre la Euskal Denda es de ser algo más que un simple mercado de artesanía. Consecuentemente a sus objetivos, este es el espacio físico en el que además de exponer los productos y sacarlos a la venta se propicia que los visitantes se adentren en el mundo de la artesanía. Es por ello que ésta es un oportunidad única para favorecer una inmersión completa en el sector.
Este año, en su 25 edición, no iba a ser menos. Además de conocer “in situ” a los elaboradores de los productos e incluso comprobar cómo trabajan en vivo, una vez más se recurre a las demostraciones, con el objeto de conocer y ahondar en estos viejos oficios. Quizá sean estos talleres y exhibiciones lo que hace particular a este escaparate, convirtiéndolo en algo excepcional en el marco de las ferias de artesanía de Euskal Herria. El visitante podrá ver y comprobar e incluso participar en el proceso creativo de una pieza.
Así mismo, a lo largo de cuatro días de duración de la Euskal Denda el visitante tendrá un papel fundamental pues serán quienes determinen con sus votos cuál es el mejor expositor de la feria, lo que les permitirá participar en sorteos entre otras muchas sorpresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.