dotb Durangaldeko Telebista

Asi han sido las dos últimas subidas de Turkiolo

En primer lugar ha subido en solitario y posteriormente acompañado de amigos e invitados

ABADIÑO.- Ayer en el homenaje que tuvo lugar en San gustín kulturgunea, Mauri Imaz dijo sentirse «cansado» después de subir todos los días durante más de un año a Urkiola con el objetivo de concienciar en torno a la donación de médula. Aún así hoy ha decidido subir dos veces, la primera a las cuatro de la tarde en solitario y después una segunda vez con amigos e invitados.

En su primer ascenso, nada más llegar al santuario, tras coger su bicicleta a hombros, ha llegado hasta la piedra y allí, tras decir «una más» se ha arrodillado.

Pero minutos después ha vuelto a descender. Abajo le esperan decenas de personas para volver a subir, esta vez sí la última ocasión. Arriba Mauri ha vivido unos momentos muy emocionantes. Un aurresku ha inmortalizado el momento y para terminar Imaz y sus compañeros de viaje han soplado las velas del 365, número de veces que este durangarra ha subido hasta el alto abadiñarra. Al final de este duro año queda el deseo de Turkiolo, que Durango se convierta en un punto de registro de donantes de médula. «¡Estoy seguro!», admitió ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.