[dotb.eus] 35 años de la tragedia aérea de Oiz, murieron 148 personas

  • 1K
    Shares
El iurretarra Iñaki Uribesalgo mantiene el recuerdo de los fallecidos depositando un ramo de flores en Oiz
Imagen de las flores en recuerdo a los fallecidos

BERRIZ.- En plena tragedia del vertedero de Zaldibar, hoy se cumplen 35 años de la mayor catástrofe de Euskadi ocurrido en el monte Oiz. Fue el accidente aéreo más brutal que ha tenido lugar en nuestro territorio, fallecieron 148 personas. Fue la mayor catástrofe de la historia de Euskadi, ocurrió un martes de Carnaval hace 35 años. El 19 de febrero de 1985, un Boeing 727 de Iberia que hacía la ruta Madrid-Bilbao se estrellaba contra el monte Oiz cuando iniciaba la maniobra de aproximación al aeropuerto de Sondika, tras chocar contra un repetidor de EiTB. Todos los ocupantes del aparato, 141 pasajeros y 7 tripulantes, fallecieron en el brutal siniestro que, según el informe posterior, se debió a un error, a un terrible error de cálculo de la tripulación: el avión volaba 300 metros por debajo de la altitud recomendada.

En recuerdo de los fallecidos

Corría el año 1985 y tal fue la conmoción que sufrió con la noticia el florista iurretarra Iñaki Uribesalgo, que decidió actuar. Todos los años, en memoria y recuerdo de las personas fallecidas coloca dos ramos de flores: uno, en el monolito situado al lado de la antena donde se produjo el accidente y el otro, en el cementerio de Derio. Los familiares de las personas fallecidas agradecen el gesto de este vecino de Iurreta, que a pesar de no conocer a ningún pasajero de aquél Boing 727, les siente cerca, tal y como informa la Diocesis de Bilbao.

Cuando ocurrió la tragedia Iñaki Uribesalgo tenía 15 años, y le dejó “marcado” de por vida. Tanto es así, que hizo suyo el sentimiento de dolor de los familiares de las personas fallecidas. Durante muchos años, la víspera de la efeméride prepara dos ramos de flores y los lleva a los lugares donde se recuerda a los fallecidos en Bizkaia: el monte Oiz y el cementerio de Derio.

La subida al monte de 1.026 metros no resulta siempre sencilla, ya que en algunas ocasiones Iñaki se ha encontrado con nieve en la cima o incluso en cotas más bajas: “Alguna vez he tenido problemas para subir, pero normalmente no”, destaca este hombre polifacético que además de regentar una floristería realiza maquetas de iglesias con el cartón que recicla en su tienda o anima con su acordeón a los mayores del municipio.

 

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

Gune honek Akismet erabiltzen du zaborra murrizteko. Ikusi nola prozesatzen diren zure erantzunen datuak.