[dotb.eus] [vídeos] “La justicia nos hizo doblemente víctimas tras la muerte de Enaitz”

Rosa Trinidad, Stop Accidentes, recuerda el sufrimiento y la lucha judicial tras la muerte de su hijo en un atropello en 2004.
Cree insuficiente en nuevo código penal de circulación

DOTB.- Esta semana han entrado en vigor nuevas normas del Código Penal de circulación. Los nuevos delitos son, entre otros, el abandono del lugar del accidente con penas de 2 a 4 años de prisión en caso de que el accidente sea resultado de una imprudencia. En caso de que el siniestro fuera fortuito, de 3 a 6 meses de  cárcel, la imprudencia grave automática, si se comete un delito contra la seguridad vial causando  fallecidos o heridos ésta conducta pasará automáticamente a ser considerada imprudencia grave. Las penas serán de entre 1 y 4 años de cárcel en caso de muerte y hasta 1 año en caso de lesiones y a partir de ahora un adelantamiento prohibido, saltarse un semáforo o un stop, conducir manipulando el móvil, no guardar la distancia de 1,5 cuando se pasa a un ciclista, etc..) con resultado de lesiones o muerte se considerará imprudencia menos grave.

Ante esto, Rosa Trinidad, ha valorado positivamente estas nuevas normas, si bien le parecen “insuficientes”. Según ha adelantado esta semana en dotb, “mi batalla es conseguir derogar el auto de sobreseimiento del juez”. Se trata de una resolución judicial el cual pone fin a un procedimiento penal. Y esto fue lo que tuvieron que sufrir Rosa y su familia tras la muerte de su hijo Enaitz. Fue en 2004 cuando un coche atropelló al joven durangarra cuando circulaba en bicicleta en La Rioja.

“El coche circulaba a 173,90 km/hora en una carretera donde la velocidad máxima permitida es de 90 y hubiera dado una tasa de alcohol superior a la establecida”, explica Rosa Trinidad en dotb

Dada la velocidad del coche, el impacto fue tan brutal que el cuerpo del joven fue lanzado a más de 18 metros de altura, sobrepasando la luz de las farolas que estaban ubicadas en dicha carretera, añade Trinidad.

Un mes después del fallecimiento, la familia del joven recibió la notificación del sobreseimiento libre y archivo de las actuaciones por vía penal, con un plazo de tres días para interponer recurso. “Aunque tuvimos que aceptar la asunción de nuestra parte de culpa, nunca estuvimos de acuerdo con el contenido del acuerdo, pero aceptamos por el simple hecho de poder cerrar este capítulo tan trágico de nuestras vidas y poder continuar para adelante”.

Pero tres años y medio más tarde el conductor reclamó a la familia del joven fallecido el pago de los desperfectos producidos en su coche por el atropello, unos 14.000 euros y además de 6.000 euros por el alquiler de otro coche para trabajar”, explicaba Rosa.

La familia durangarra tuvo que acudir al Tribunal Constitucional e incluso a Estrasburgo para conseguir reabrir el caso, pero no se ha pudo hace nada. Esta injusticia hace que Rosa siga batallando por conseguir que el auto de sobreseimiento de un juez se pueda abrir si el caso lo requiere. “La justicia nos hizo doblemente víctimas tras la muerte de Enaitz”, confiesa Rosa. Un relato que ha recordado esta semana en el programa Ondoan Dot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: