dotb Durangaldeko Telebista

Durango buscará a víctimas del bombardeo en una «posible» fosa común del cementerio

Gogora, Instituto de la Memoria, ha autorizado al Ayuntamiento durangarra a realizar labores de prospección 

Imagen del cementerio de Durango

DURANGO | El Ayuntamiento de Durango ha querido dar un paso más en el recuerdo del bombardeo fascista contra Durango en 1937. Con este objetivo, en los últimos meses ha mantenido diferentes reuniones con Gerediaga Elkartea y Durango 1936 Kultur Elkartea. Uno de los resultados de estas reuniones ha sido la investigación para localizar a los familiares de las víctimas del bombardeo  1937 contra Durango en el cementerio de la villa.

A partir de estas reuniones, el Ayuntamiento tiene previsto crear un grupo de trabajo más permanente, para conocer más a fondo las diferentes aristas que puede tener la memoria histórica de la localidad, más allá de los actos conmemorativos que se celebran anualmente. Sin embargo, en 2022 se cumplen 85 años del bombardeo de Durango y el Ayuntamiento trabaja en un amplio programa de actos conmemorativos con diferentes agentes locales.

Dentro de la citada planificación, el pasado 22 de diciembre se celebró una reunión con familiares de ciudadanos asesinados por los fascistas en la masacre del 31 de marzo de 1937, en la que se les informó de que Gogora, Instituto de la Memoria, ha autorizado al Ayuntamiento de Durango a realizar una prospección de tierra en el cementerio, donde supuestamente podría haber una fosa común.

De hecho, en el ataque del 31 de marzo de 1937 se contabilizaron 336 víctimas directas y los fallecidos fueron trasladados al cementerio de Durango el mismo día y en los posteriores, enterrando a muchos de ellos en fosas comunes. Supuestamente, en esas tumbas podrían encontrarse restos de entre 85 y 100 personas.

La Asociación Gerediaga y la Asociación Durango 1936, con el patrocinio del Ayuntamiento de Durango, han iniciado el pasado otoño un trabajo de investigación para identificar a las y los enterrados y localizar a sus familiares y descendientes. El primer hito de este trabajo ha sido la reunión mantenida con los citados familiares en Durango, muchas y muchos de ellos desconocedores del paradero de sus familiares asesinados.

INVESTIGACIÓN | Con el apoyo del Ayuntamiento de Durango, Gerediaga Elkartea y Durango 1936 Kultur Elkartea han llevado a cabo el estudio en otoño del año pasado. El objetivo principal ha sido profundizar en la identificación de las víctimas supuestamente enterradas en las fosas comunes y localizar a sus familiares.

El punto de partida de la investigación ha sido un listado con referencias de 84 personas. Se considera que se trata de un listado recogido en las hojas retiradas del libro de registro del cementerio de Durango y que aparecen enterradas en fosas comunes (no siempre con nombres y apellidos).

Una de las dificultades de la investigación ha sido esa: que no todas y todos los enterrados han tenido nombre y apellidos. En algunos casos sólo se han encontrado como referencia el número de placa y en otros, el oficio de la persona.

En el caso de las 51 personas de la lista, los testimonios han tenido mucha importancia. La documentación encontrada en el registro civil, las referencias a los libros parroquiales y las nóminas de los batallones de gudaris han ayudado.

Tres meses de investigación El trabajo de campo ha corrido a cargo del durangarra Jimmi Jiménez. De la lista de 84 personas objeto de investigación se han obtenido 51 nombres y apellidos de personas, algunas de ellas mal corregidas. Además, se ha podido confirmar que dos de ellos fueron exhumados en los años 40. Además, se ha logrado localizar a 25 familias de estas víctimas.

De las 51 víctimas identificadas, 34 son hombres y 17 mujeres. 10 personas son menores de 15 años. En cuanto a la procedencia, 25 personas pertenecientes Durangaldea y otras 26 externas. Y las víctimas civiles son 31 y los gudaris 20.

La investigación seguirá abierta porque trabajos de esta naturaleza suelen tardar en dar sus frutos. Además, ambas asociaciones han señalado que la investigación iniciada también ha abierto líneas para un trabajo más profundo.

Es hora de abordar este tema y recordar dignamente a los asesinados por los fascistas hace 85 años. «Esta primera reunión con los familiares será el primer paso de un proceso más largo, porque para mirar al futuro lo primero que tenemos que hacer es conocer el pasado y ponerlo en valor, sobre todo de cara a las nuevas generaciones», señalan la alcaldesa, Ima Garrastatxu, y el teniente de alcalde, Julián Ríos.

Para que este tema no quede en el olvido, el Ayuntamiento de Durango está trabajando en una planificación para todo el año en contacto con otros agentes de la localidad. La idea es, con motivo del 85 aniversario del bombardeo contra Durango, hacer un trabajo más amplio sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.