dotb Durangaldeko Telebista

Comienzan en Abadiño los trabajos para construir la nueva rotonda de Muntsaratz

Esta infraestructura dotará de fluidez al tráfico y mayor seguridad

Imagen de la obras de Abadiño en Muntsaratz

DURANGO | El pasado mes de noviembre comenzaron las obras para convertir el vial Muntsaratz – Zelaieta en una travesía urbana integrada en el municipio y más segura para los peatones. La actuación que supondrá una inversión de casi 1,8 millones de euros para lograr la integración de 2 kilómetros de carretera en la trama urbana de Abadiño, avanza según los plazos previstos. Esta semana comenzará la construcción de la nueva rotonda de Muntsaratz, que dotará de fluidez al tráfico y mayor seguridad en este punto. Los semáforos que en las últimas semanas han dado paso alterno ya se han retirado.     

La urbanización de la travesía de Muntsaratz debe suponer la transformación en un tramo de configuración urbana, de la que hasta hace unos meses era la carretera foral BI-3336. Así, la Diputación de Bizkaia ha cedido al Consistorio la titularidad de este tramo de carretera con el fin de convertirlo en un espacio urbano más amable, con menos ruido y contaminación, logrando así que el espacio ofrezca un buen servicio para el flujo peatonal. Esto es, un espacio más seguro para  los peatones, con vehículos circulando a menor velocidad, y favoreciendo un itinerario continuo y seguro.   

La actuación se puede dividir en dos partes (y sendas fases), por un lado, la parte principal: un tramo de unos 1.600 metros de longitud entre la rotonda norte del municipio hasta la altura de Fundiciones Garbi, en el que se prioriza el tránsito peatonal y la intervención completa en aceras y calzada. Por otro lado, está el tramo sur hasta el límite con Atxondo, unos 850 metros de longitud, en el que únicamente se mejora el aglomerado y la señalización sin actuaciones específicamente vinculadas al tráfico peatonal, ya que no hay uso residencial ni público.    

En la actualidad, el trazado se corresponde con el de una carretera, demasiado ancha para espacios urbanos, con aceras estrechas y pocos pasos de cebra, hay además, tramos sin aceras y aceras interrumpidas por árboles u otros elementos. El proyecto prevé nuevos pasos de peatones –y se adaptarán los existentes a la normativa–, así como la adecuación de la anchura de los itinerarios peatonales, la eliminación de barreras arquitectónicas, etc.. Así está previsto que se cree un recorrido de aceras continuo con una anchura mínima de 2 metros, limitando la calzada a 6,5 metros.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.