dotb Durangaldeko Telebista

Iban Gorriti repasa las últimas dos décadas de Marruecos en el Photomuseum de Zarautz

El autor realizará una visita guiada el domingo 21 a las 12.00 horas en el centro documental de Zarautz

La exposición comenzará este martes

DURANGO | Una exposición del periodista y escritor Iban Gorriti da lustroso arranque a la programación anual del centro vasco referente de fotografía y cine Photomuseum en Zarautz. Nacido en Durango en enero de 1970, el autor exhibe ante el público su obra gráfica más ambiciosa captada en Marruecos en las últimas dos décadas. La llamativa muestra dará comienzo el martes, 16 de enero, y estará abierta al público hasta el 18 de febrero en el edificio de cinco plantas guipuzcoano.

La exposición -que es doble- tiene como título Essaouira · Haize Uria (Essaouira · La ciudad del viento) y se puede visitar de lunes a domingo de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas. Los miércoles y viernes la entrada es gratuita en Photomuseum –museo monográfico de cinco plantas-, y el resto de días el acceso cuesta 6 euros y el precio reducido es de 3 euros.

El fotógrafo, hará una visita guiada gratuita a la exposición el domingo, 21 de enero, a las 12.00 horas: “Decía el aventurero Alex Supertramp que ‘la felicidad solo es real cuando se comparte’ y siguiendo su lema, quería compartir mi exposición más ambiciosa con familia y amistades que se acerquen a un día tan importante para mí.

También estaría encantado de que sea una excusa para conocer a más personas”, valora quien firma en esta disciplina como Ibn Gorriti, sin la letra ‘a’ de su nombre.

Esta decisión tiene su razón: “Como son fotos de Marruecos, allí ibn, en árabe, significa hijo y para mí es todo un honor firmar como ‘hijo de Gorriti’, más, cuando por pura serendipia el día de apertura
elegido por Photomuseum es la misma fecha en la que mi padre falleció justo ahora hace cinco años, por lo que le dedico la muestra por lo bueno y enriquecedor que fue siempre conmigo y dispuesto las
24 horas del día. Además, compartíamos el cariño por Marruecos”.

La exposición es doble

Arranca con un texto corto del propio Gorriti detallando su vínculo con familias amazigh con las que cohabita en sus viajes al país africano. Colma el pensamiento redactado con doce retratos etnográficos en blanco y negro de nativos del Alto Atlas. Entre ellos, incluye a sus dos hijos como puente emocional entre su identidad vasca y la amazigh, mal llamada bereber.

Algunos de estos protagonistas fotografiados en Marruecos estarán presentes el día 21 en la visita guiada en Photomuseum. “Su presencia para mí ese día es impagable”, agradece este miembro del
grupo histórico-cultural Ikertu ala hil (Investigar o morir).

20 años / 20 fotografías

La segunda parte de la muestra consta de 20 fotografías positivadas sobre un papel especial, tantas como años que han pasado desde que conoció el país hollando el monte Toubkal, el más alto del Norte de África. “En estas dos décadas he tomado fotos con diapositivas, al comienzo, analógico, digital y una con un móvil, porque en el momento que vi clara la foto era lo único que tenía a mano”, asevera
quien atesora en su currículo premios de fotografía, así como de redacción, música y cine.

Con fotos horizontales y cuadradas de un metro de ancho, y sobre las que Gorriti, de forma digital, a modo de sándwich en la ampliadora, ha impreso sobre las imágenes una textura. El autor explica la
decisión: “Quería que mis fotos tuvieran un universo propio así como una estética común y a mí me gustan. Son imágenes para ver a distancia. Para recrearse viéndolas. Soy un apasionado de quienes en
grandes pinacotecas se sientan a ver durante largo rato cuadros y esta exposición anhela lograr ese magnetismo pictorialista”, esgrime y va más allá: “Por ello, desde hace años ya imprimo esta textura
que puede tener cierta conexión con cuadros del paisajista Turner.

Queda una impronta de evocación a los primeros grandes viajes intercontinentales de siglos atrás. De hecho, las fotos hablan muchísimo, pero quería que fueran atemporales. Son de los años
2000, pero muchas podrían ser del siglo XIX”.

Las instantáneas son en su mayoría en espacios naturales abiertos, con poso onírico, muy documentales, y tienen una información visual precisa, inspiradora, que habla a los ojos de quien la visita. Son fotografías de enfoque y encuadre muy clásicas. Asimismo, el título es un juego de palabras. “’Essaouira’ es conocida como la ciudad del viento, lo que en euskara vizcaino sería ‘haize uria’. Si lo pronunciamos rápido casi suenan igual”, trasmite este periodista con más de tres décadas de bagaje profesional en innumerables medios.

No obstante, las fotografías no están tomadas únicamente en Essaouira, sino en su comarca y enclaves como Sidi Kaouki, en la pedanía M’zik del Alto Atlas –para la que Gorriti consiguió recaudar donaciones por un valor de casi 5.000 euros de ayuda solidaria tras el terremoto del 8 de septiembre- o Merzouga, en el desierto limítrofe con Argelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.