dotb Durangaldeko Telebista

La empresa que optaba a construir la cubierta de Astola renuncia la adjudicación

El Ayuntamiento de Abadiño iniciará el procedimiento para volver a sacar a concurso las obras

Infografía de la cubierta de las piscinas de Astola

ABADIÑO.- La empresa que optaba a la construcción de la cubierta de las piscinas municipales de Astola ha comunicado al Ayuntamiento su renuncia a ser adjudicataria del contrato –para el que se habían consignado 1.286.572 euros– dado el precio actual de los materiales y previsión de costes energéticos que, según la empresa, hacen que la obra no resulte rentable. El Consistorio adoptará las medidas legales pertinentes y pondrá en marcha el procedimiento administrativo para volver a licitar los trabajos.   

 

Por otra parte, se han adjudicado a la empresa Giroa –adjudicataria del concurso– los trabajos para la sustitución de las calderas de las piscinas, por importe de 355.655,80   euros (+IVA), siendo esta una actuación considerada prioritaria para la mejora del sistema.   

El Ayuntamiento de Abadiño tenía desde el pasado mes de abril el proyecto constructivo para dar una solución definitiva para la cubierta de las piscinas municipales de Astola, para cuya obra el pleno aprobó una ampliación presupuestaria por importe de 1.286.572 euros. De esta forma, en julio arrancó el procedimiento para licitar los trabajos, que finalmente han quedado desiertos, por lo que el Ayuntamiento deberá volver a licitar la obra. La única empresa que se presentó a la licitación contaba con informe favorable de la oficina técnica, pero ha renunciado a ser adjudicataria del proyecto.   

“Hemos cumplido escrupulosamente el procedimiento administrativo y de contratación en la administración pública, siguiendo la más actualizada doctrina de los tribunales administrativos especializados en contratación y favoreciendo siempre las posibilidades de los licitadores. Estamos en un punto que nadie deseaba, ya que somos la parte más perjudicada y no hay en nuestra mano una herramienta que nos permita una solución rápida”, ha explicado el teniente de Alcalde y concejal de Urbanismo, Javi Crespo.    

Por su parte el Alcalde, Mikel Garaizabal ha subrayado la necesidad de seguir trabajando, hasta alcanzar una solución definitiva para las piscinas.“No nos queda otro remedio que seguir dando pasos y volver a licitar el proyecto buscando un proceso con la mayor concurrencia posible”.  

El 16 de febrero de 2020, fuertes rachas de viento provocaron el desprendimiento de varias planchas de policarbonato celular que cayeron al exterior en la zona ajardinada. El análisis posterior de los daños dejó además al descubierto que la estructura metálica presentaba una corrosión generalizada. Todo ello motivó que la cubierta de la piscina municipal tuviera que ser desmontada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.