dotb Durangaldeko Telebista

«Más madera»

Artículo de opinión de AP-8 Peajerik Ez

IRTZIA | Leemos con preocupación la intención de la Diputación Foral de Bizkaia por instalar innumerables nuevos arcos para cobrar peaje. En principio se nos anuncia que serán solo para camiones en Barazar y Orduña, pero ya sabemos que en cuatro días el peaje se generalizara a todos los vehículos. Esto solo se puede interpretar como la avanzadilla al cobro que pronto se instaurará en otros tres tramos transitados por las y los vizcaínos y no por los “de fuera que no pagan impuestos aquí” como argumenta con increíble simplismo el todavía Diputado General de Bizkaia, el Sr. Rementeria.

En la presentación de este nuevo atropello a los bolsillos de los ya muy sangrados contribuyentes, el pesetero Sr. Pradales ni tan siquiera se sonrojó al afirmar: «se implantará esta medida en carreteras ahora gratuitas». Vamos a tener que solicitar la docencia de Epi y Blas para ver si el Sr. Pradales acaba de entender que no hay ningún servicio público que esté tan fuertemente gravado de impuestos, como los que se aplican a la tenencia de un vehículo con el que transitar por las diferentes vías que el referido señor dice que son «gratis».

Está medida supondrá un duro golpe, en especial a los sufridos transportistas que ya vienen soportando una irracional presión fiscal, por parte de la Hacienda Foral. Presión fiscal que les hace dudar cada mañana si arrancar los camiones o dejarlos aparcados para evitar más pérdidas en forma de impuestos.

Afirma el diputado que con esta medida sigue la estela de otros países europeos. Pues sepa que esta es boreal ya que, contados países de la Unión Europea, y solo en tramos muy específicos, cargan éste sobreimpuesto que con tanta alegría y desvergüenza aplica el PNV, no solo en Bizkaia, sino en toda la Comunidad Autónoma Vasca. Lo que el Sr Urkullu vino a llamar «tratamiento diferencial de las infraestructuras vascas» no es otra cosa que matar a impuestos a las y los propietarios de coches y camiones, a la hora de buscar financiación para mantener el desorbitado parque de coches de auténtico lujo y chóferes oficiales que posee el Gobierno Vasco.

En esta ocasión, el Sr. Pradales vuelve a utilizar el manido e incorrecto mantra de: «el que contamina paga». Esperemos que su compañero, el diputado de agricultura tenga por buena costumbre no leer sus argumentaciones, pues se vería obligado a fustigar con un nuevo gravamen las explotaciones ganaderas y porcinas, al ser estas más contaminantes que los automóviles. Y no digamos nada de esas industrias que propagan benceno en Durango, o los doscientos coches de lujo oficial de Urkullu y compañía que antes citamos.

Curiosamente éste anunciado nuevo impuesto, se presenta al día siguiente de que los vizcaínos y vizcaínas nos enteráramos que el superávit no previsto por recaudación de la Hacienda Foral de Bizkaia (que ya en 2021 fue de 1.600 millones de euros), amenaza con desbordarse por las ventanas del Palacio Foral. En el primer cuatrimestre de este año, ya va por el 18,39% y a ese ritmo terminará el presente ejercicio en el 55,27%. Vamos, que la Diputación Foral de Bizkaia parece haberse propuesto superar a las multinacionales afincadas en el territorio histórico: Iberdrola y BBVA, a la hora de obtener beneficios a costa de las y los sufridos contribuyentes vizcaínos, y todo sin ningún tipo de rubor.

Nos intriga a donde irán a parar los 4.000 camiones que el Sr Pradales dice que con la imposición de este nuevo peaje desaparecerán de las carreteras de Bizkaia. ¿Los redirigirá hacia los abismos de los puertos de Barazar y Orduña? O simplemente ¿Buscarán otras rutas en las que echar gasoil y así aportar menos impuesto de carburantes al territorio histórico?

Le honra al Sr. Pradales que finalmente reconozca públicamente, por fin, el fiasco que supuso a las arcas forales, la bilbainada de la Súper Sur, que hoy en día sigue infrautilizada, y sin que ningún cargo electo de su partido asuma las responsabilidades de tal desastre.

Sepan el Sr. Rementeria y demás consejeros, que nosotros también queremos dejar una Bizkaia mejor a nuestros descendientes. Pero, a diferencia de ellos, pretendemos que esa mejora se sustente en la justicia y la igualdad de derechos, no en una política pesetera y ultra liberal que va en contra de la recuperación económica que tanto necesita Bizkaia en estos momentos. Por ello trabajamos y en eso nos diferenciamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.