dotb Durangaldeko Telebista

«Solo un árbol de la docena que había resistió el embate de la motosierra»

Queja recibida en el canal de Whastapp de DOT, 656182430

Imagen de la renovada calle Larrasoloeta en Durango

DURANGO | La remodelación de la calle Larrasoloeta, para desatascar el embudo que se producía a la altura de la fundición de Hermanos Oñate, que con acierto planificó  la anterior administración municipal de Bildu y Herriaren Eskubidea (pues el PNV en todos, sus anteriores año de gestión,  no supo resolverlo ), adolece, espero que sin  intención, de un fallo que las administraciones repiten, como en esta reestructuraciones urbanísticas. Y es la reproblación de árboles, cuanto menos los que destruyen en cada acometida. De hecho, en éste tramo sujeto a reforma, había, cuanto menos, media docena de árboles, de los que la imagen atestigua que sólo un valiente de ellos, resistió el embate de la motosierra. No entendemos cómo el ayuntamiento pide a la población conciencia ecológica para sortear la crisis climática, y ella, en sus reurbanizaciónes, no plantan árboles para que éstos absorban y limpien el CO2, que desgraciadamente, nuestro parque automovilístico, lanza a la atmósfera.

Juan Carlos Poderoso

1 comentario en “«Solo un árbol de la docena que había resistió el embate de la motosierra»”

  1. De acuerdo con la idea expresada por el sr. Poderoso. Cierto es que dicha carretera no estaba bien dimensionada para permitir el tránsito con cierta seguridad ó comodidad.
    Pero, así como en otro tipo de obras se hace algún tipo de estudio medioambiental, no parece lógico que se talaran la mayoría de los árboles de la zona.
    Cuando menos, se debería tener algún miramiento con los ejemplares singulares o de cierta edad que no entrañen ningún peligro. Estoy hablando, concretamente, del maravilloso ejemplar de peral que se encontraba al término de la acera. En una esquina. No molestaba a nadie. Tan sólo cuando se caían sus frutos y manchaba la acera. No era ningún drama. Y por otra parte se favorecía el alimento de las abejas, tan maltratadas por nosotros y las avispas asiáticas.
    Y, por acabar, ¿No se podría haber destinado todos esos jardincitos que se han hecho contiguas a las nuevas aceras unos aparcamientos con un árbol en cada zona y no sólo hierba? Necesitamos muchos más árboles. La hierba, aunque maravillosa, afortunadamente en Durango sale casi sola.
    Pensemos en respetar a nuestros árboles. Nos han ayudado siempre y pueden seguir haciéndolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Disponible para Amazon Prime